VisitandoEuropa.com
Rio de Janeiro      Sao Paolo      Otras Ciudades
Rio de Janeiro > Vida en Río de Janeiro > Seguridad y crimen en Río de Janeiro

Seguridad y crimen en Río de Janeiro


Rio tiene una mala fama internacional por la violencia, el crimen organizado y las balaceras que se de vez en cuando se desatan entre pandillas en las favelas y otras zonas de Rio. Pero en realidad, el peligro es el mismo que puede haber en cualquier ciudad del mundo. No es comparable lo hermoso de Rio vs la delincuencia. Solo debes tomar ciertas precauciones, tener a la mano ciertos números telefónicos y poner atención a los consejos que te den las autoridades y aquellos que hayan visitado la ciudad. Cualquier ciudadano de Rio, así como cualquier turista, tienen el mismo riesgo de padecer algún acto de delincuencia.

Si tomas las debidas precauciones y el mínimo de riesgos, no debes padecer ningún tipo de altercado en Rio. A lo mucho alguien que te quiera cobrar de más ó te pida una limosna.

Los autobuses son un punto a considerar en tu estadía en Rio, pues es común que los asaltantes hagan uso de ellos para cometer sus delitos. No tomes autobuses extraños, con poca gente, oscuros y en malas condiciones. Todo esto facilita las cosas a los delincuentes.

No tomes taxis de la calles por la noche, sobre todo si te encuentras en zonas como el centro de la ciudad, el estadio y las favelas. Es preferible pagar un poco más por un radio taxi pero tener la seguridad de que llegarás bien a tu lugar de hospedaje.

Las playas de Copacabana e Ipanema son mucho más seguras que otras, y normalmente tienen vigilancia las 24 horas del día, pero de todos modos no hay que confiarse de esto. No lleves cosas de valor a la playa, ni tarjetas de crédito, cheques de viaje e identificaciones importantes. Preferible es que lleves unos cuántos reales ó dolares para algo que se te ofrezca mientras estés en la playa. Lo demás puedes dejarlo en el hotel. Ubica bien en que lugar de la playa te encuentras. Cuando ya sea noche, es recomendable que no camines por la playa y lo hagas en la banqueta, y si estás en Copacabana es preferible que camines del lado de la Av Atlántica que del lado que da a la playa.

Es bueno que tengas el hábito de llevar contigo solamente la cantidad de dinero que necesitarás para el transcurso del día; claro, toma tus precauciones si eres una persona a la que suelen antojársele cosas en el momento. Entre menos exhibas y divulgues la cantidad de dinero que llevas ó que tienes, será mejor, pues evitarás ser blanco de atención de delincuentes.

Las cámaras, los lentes caros, celulares de marca y las mochilas llaman mucho la atención. Trata de ser lo menos llamativo posible y llevar tu cámara y objetos de valor en lugares que no generen demasiada atención. Una bolsa de super, puede ser una buena opción.

En el Estadio Maracaná debes tener más restricciones en cuánto a la cantidad de dinero que llevas. Trata de no estar en secciones muy llenas de gente para que seas mucho más visible y la delincuencia tenga menos marco de acción.

Las favelas son un tema aparte, y aunque en los últimos años, varias de ellas han entrado en un proceso de limpieza, no sabes bien cuáles son las que no son tan peligrosas y en cuáles si corres mucho peligro. Siempre que visites una favela debe ser acompañado de alguien que conozca muy bien la dinámica de estos lugares ó hacer los recorridos en tours oficiales que te aseguren que no pasarás ningún problema. De igual modo, toma las mismas precauciones que tendrías si no fueras con un guía especializado.

Las playas son el lugar más común para el robo. Hay asaltos a turistas que se han registrado y que son hechos de la manera más simple e inocente. Si alguien se te acerca para pedirte un cerillo, una moneda, la hora y ese tipo de cosas, pon mucha atención en la facha de la persona que se acerca y trata de seguir caminando (si es el caso) y visualizar a alguien cercano por si te pide algo más.

Si eres víctima de un asalto, es mejor ceder ante la situación y dejar que las cosas sucedan. Oponer resistencia puede llevar a que te provoquen algo más que un susto y la pérdida de unos cuántos reales.

Si estás de visita en época de Carnaval, aumenta todas estas precauciones, pues la cantidad de gente se cuadruplica y llegan personas de otros lados de Brasil, exclusivamente a estafar y hacer pasar un mal rato a alguno de los miles de visitantes que acuden año con año al carnaval. Procura no separarte de tu diligencia si vienes con muchas personas, conserva la calma si te pierdes por un momento y siempre lleva contigo números de emergencia importantes que te puedan sacar de algún apuro y estás solo/a. Recuerda establecer y tener muy claras las avenidas que llevan a los principales puntos donde se gesta el carnaval y las salidas precisas por donde puedes retirarte.

Es mucha gente la que acude al carnaval y aunque no es común, puede desatarse algún tipo de histeria general ó movimiento bruto de gente que no esté previsto y te puede provocar algún tipo de accidente.

La tranquilidad de tu estancia en Rio de Janeiro, depende más de lo que hagas ó dejes de hacer, pues como en muchos lugares del mundo, la delincuencia está presente y se hace más efectiva mientras más armas les demos y menos dificultades presentemos para que cometan esos actos.