VisitandoEuropa.com
Rio de Janeiro      Sao Paolo      Otras Ciudades
Rio de Janeiro > Vida en Río de Janeiro > Pequeña historia de Río de Janeiro

Pequeña historia de Río de Janeiro


La historia de Rio de Janeiro como tal, inicia en el siglo XV con las exploraciones marítimas que surgieron de Portugal y que llegaron a la bahía de lo que ahora conoces por Brasil a finales de 1499. Fueron Gonzalo Cohelo y Americo Vespucio los que bautizaron la zona con el nombre de "Rio de Janeiro" al confundir la bahía a la que entraban con un río común y corriente. Dicha llegada se dió en el mes de Enero. De ahí el nombre de "Río de Enero" (Rio de Janeiro).

A la llegada de los portugueses y con el paso del tiempo, los antiguos habitantes de la zona, los "Tupinambá", funcionaron como esclavos y como gente de trabajo en el campo. Las enfermedades y las fuertes rachas de trabajo, erradicaron por completo la etnia de los "Tupinambá" a finales del siglo XVII. Fue entonces que los portugueses echaron mano de hombres y mujeres africanos, de zonas como el Congo, Guinea y Angola.

La primera ciudad fortificada en defensa de los "indios" y las invasiones europeas se construyó en 1567 y se llamó San Sebastián de Rio de Janeiro en honor al Rey Sebastián de Portugal.

La excelente ubicación geográfica, la producción de caña de azúcar y el descubrimiento del oro en la zona, provocó un aumento considerable en la población por la llegada de extranjeros, portugueses y miles de negros importados desde África.

Rio se convirtió en una ciudad con abundancia de contrastes: esclavos en fuga, usureros, ladrones, inmigrantes, gente rica y poderosa, predicadores y nativos, convergían a lo largo de las calles y nuevas rutas de la zona.

La invasión francesa y la institución del Imperio Napoleónico en Portugal en 1807, provocó que el príncipe Joao VI partiera a Brasil. A la caída de Napoleón en Waterloo en 1815 y la muerte de la reina Doña Maria I, madre de Joao VI, el príncipe, ahora Rey, decide quedarse en Rio de Janeiro y constituir la ciudad como la capital del Reino Unido de Brasil, Portugal y las Algarves

Joao VI regresa a Lisboa ante las presiones y la nueva asamblea legislativa, exige que Brasil regrese a su estado anterior al del momento, es decir, a ser una colonia de Portugal y reestablecer la capital en Lisboa. Los habitantes de Brasil temen perder su situación privilegiada y aunado a la ayuda de Inglaterra y la poca fuerza del poder en Lisboa, Brasil se independiza en 1822 quedando como emperador Dom Pedro I, hijo de Dom Joao VI.

Su reinado dura solo 9 años y su hijo Pedro II se convierte en su sucesor, logrando con el reinado de éste una relativa paz en Brasil y Rio de Janeiro, introduciendo la Revolución Industrial, el ferrocarril, nuevas carreteras y favoreciendo la llegada de extranjeros.

En 1888 se abolió la esclavitud. De hecho Brasil fue el último país del Nuevo Mundo en terminar con ésta. Pedro II es quitado del trono por un golpe de estado y se instaura la República en 1889.

Las abundantes plantaciones de café en el estado de Rio y Sao Paulo y el trabajo del mayor Pereira Passos, revitalizaron la economía brasileña y poco a poco, Rio de Janeiro entro de lleno en la modernidad y se convirtió en la ciudad más atractiva de América.

Se introdujeron el telégrafo y las luces de gas para las calles. Muchos barcos comenzaron a salir hacia Paris y Londres. Las influecias europeas de comida, moda y formas de vida se hicieron presentes en Rio de Janeiro.

Al mismo tiempo que se construían hermosas avenidas, boulevares con cafés, tiendas, zonas exclusivas en las playas y los extranjeros visitaban la ciudad, hubo grandes zonas, ya de por si descuidadas, en donde la pobreza, el desorden y la falta de tecnología aumentaban las malas condiciones de vida provocando que la gente sin dinero y desposeída de hogar alguno, fuera ocupando las colinas que rodeaban la ciudad, formando las primeras favelas.

En el inicio del siglo XX, Rio de Janeiro continuó creciendo en todos los sentidos: la pobreza de un sector aumentaba, la fama de lugar exótico y paradisíaco se difundía alrededor del mundo, enormes hoteles se construyeron en Ipanema y Copacabana provocando la mirada de países como E.U.A. y de la industria cinematográfica, convirtiéndose en el lugar favorito de famosos, de estrellas y personalidades del medio artístico y político. Surge la Samba, música que exalta la riqueza de la cultura brasileña y sus mezclas variadas de colores, sabores y ritmos de origen africano, que acompañan el tradicional Carnaval brasileño, la más famosa celebración de baile y color del mundo latinoaméricano.

Con la crisis económica mundial de 1929 se agudizan algunos problemas de la ciudad y en ese momento toma el poder Getulio Vargas quien hace a un lado la constitución e instaura una dictadura hasta el año de 1945, cuando es derrocado por un golpe de estado.

La Junta Militar que generó dicho golpe, restaura la democracia y promueve una nueva constitución. Los comunistas son expulsados. En 1950 termina el tutelaje de la Junta y Vargas vuelve a tomar el poder. Éste no soporta la presión al ser acusado de traición y asesinato y se suicida en 1954. Juscelino Kubitschek toma el cargo después de múltiples cambios de presidentes y promueve ciertas ideas fundamentadas en el anterior gabinete de Vargas. Una de las ideas es mover la capital a Brasilia, cambio que se da en 1960.

La represión, el sometimiento político y la mala distribución del país a intereses extranjeros, hundieron a Rio de Janeiro y a Brasil en una larga crisis hasta el año de 1985, cuando el gobierno militar deja el poder ante el malestar social y la no solución del problema económico del país.

La ciudad siguió creciendo entre 1960 y 1978,sobretodo en la llamada Zona Sul, con sus nuevas avenidas, rascacielos, túneles y vías sobretodo, hechas para el turismo. El hecho de haber movido la capital a Brasilia generó un abandono temporal del centro de la ciudad y no fue hasta después, que por iniciativa propia de los Cariocas (nativos de Rio de Janeiro), el centro de Rio de Janeiro y sus alrededores volvió a ver la luz, generando una nueva vida nocturna, comercios y actividades propias del centro de la hermosa ciudad.

Sin embargo los problemas que siempre han afectado a Rio de Janeiro, siguieron creciendo hasta hoy, acentuándose la problemática en zonas como las favelas.

La "Ciudad Maravillosa" como fue conocida en algún tiempo, pasó a ser nombrada "La Ciudad Dividida", división que se gestó desde el inicio mismo de la hermosa ciudad de Rio al no haber distribuido de manera adecuada la economía.

Rio de Janeiro conserva su espírtitu alegre, su luz, la arena, la selva, las frutas y bebidas exóticas, el viento, el sol y los colores, sabores y ritmos que nacieron de tan variada mezcla de culturas y razas.

Rio de Janeiro vive a través de su música, el futbol, la calidez del Carioca, la Samba, el Carnaval, los boulevares, la gastronomía nacional e internacional, sus bellas mujeres y atractivos hombres. Incluso las favelas, han sido objeto de atención internacional, y se han convertido poco a poco, en centros de desarrollo cultural y económico, sustituyendo, las armas, la delincuencia y la pobreza, por jovenes Cariocas con nuevas expectativas y esperanzas ante el nuevo siglo que inicia.